By | September 14, 2017

 

Hace algunos años, yo era una persona que no viajaba mucho, mejor dicho no viaja nada, incluso no salía a visitar a mi familia que vivía fuera de la ciudad, me daba flojera el preparar la maleta o mi mochila con los artículos y ropa que necesitaría para la estancia en el lugar de destino, cada que mis hermanos me invitaban a salir, inventaba cualquier pretexto para no ir con ellos, incluso mis padres insistían en que debía salir, conocer lugares y personas nuevas, lo cual me permitiría ampliar mi mente.

Esa forma de pensar me impedía conocer cosas y lugares maravillosos, sin pensar en todo lo que me perdí por años, seguía con mi necedad de no viajar, pero después de tanta insistencia de parte de mis hermanos y padres decidí ir con ellos, esa ocasión fuimos a un lugar cercano como a 2 horas de la ciudad, al principio iba sin ganas y con muchas ganas de solo dormir, pero cuando llegamos el aire que respire fue único, fue algo indescriptible que solo aquellos que han vivido de esa forma la naturaleza lo entenderían, ese día fue muy especial la pase genial tanto por mi familia como el lugar que visitamos.

Después de esa experiencia, poco tiempo después conocí a una chica en la escuela de inglés, nos hicimos amigos, por alrededor de un año nos frecuentamos mucho, hacíamos cosas como de novios, pero solo éramos amigos, pero una ocasión ella me invito a una de sus prácticas profesionales, yo no sabía que estudiaba Turismo, sin pensarlo le dije que si, en ese momento no me dijo a donde ni como iríamos, me dijo que se trataba de una sorpresa.

Al principio me dijo que en un mes saldríamos de viaje, que una semana antes me diría a donde seria nuestro destino, lo planeo todo muy bien pago todo y una vez que se cumplió el tiempo de espera me dijo que nuestro destino era una playa, que tenía que hacer  prácticas en algunos de los hoteles en Cancún, me quede sin palabras, ya que sería mi primer viaje en avión.

Cuando me dijo a donde iríamos me emocione muchísimo, sería la primera vez de muchas cosas, como primer vuelo en avión, primera vez que conocería la playa y que playa la de Cancún que mucha gente dice que es de las más hermosas, sin pensarlo comencé a  hacer mi maleta, hice una lista de todo lo que necesitaría y evitar contratiempos, justo cuando hacia mi equipaje, comencé a pensar sobre mí, sobre mi terquedad de no viajar y ahora hasta emoción me provocaba era una sensación indescriptible.

Llego el día que teníamos que salir a nuestra aventura, yo por supuesto, iba de vacaciones pero ella iría a realizar sus prácticas pero me dijo que si tendría tiempo para compartir ese gran momento para nosotros, una vez en el aeropuerto abordamos el avión, al principio estaba nervioso por el despeje pero todo salió perfecto, tanto la salida como la llegada.

Cuando llegamos a Cancún el clima era muy caliente pero agradable, esperamos nuestras maletas y partimos al hotel donde nos hospedaríamos, llegando al hotel, todo el personal que nos recibió fue muy amable, nos invitaron a comer, disfrutamos mucho nuestra llegada, solo recuerdo que subimos a cambiarnos de ropa y fuimos recorrer la playa. Ya estando ahí me di cuenta de todo lo que me pude haber perdido de haber seguido con mi forma tonta de pensar y a partir de ese momento me propuse que en cada oportunidad que tuviera viajaría, cerca o lejos, no importaba, lo que importaba era conocer nuevos lugares, como me lo sugirieron mis padres.